loader image
Cine

El racismo que México NO quiere ver.

Yalitza Aparicio se ha convertido en un símbolo. Hace poco escribió para el New York Times las muestras de desprecio y de racismo a las que ha sido sujeta tras convertirse en una figura pública de la noche a la mañana. Además se ha convertido en una actriz global, marcas de lujo la han representado, los mejores festivales de Cine del mundo le han aplaudido su trabajo debut. Sin embargo, el malinchismo y racismo en redes sociales la señalan como: “debería estar vendiendo quesadillas”, “prieta”, “debería estar siendo su sirvienta”, etc. Una serie agresiones que son directas y van subiendo de nivel.

Lo que hoy debería importarnos no son esas agresiones tan directas, sino el racismo que está frente a nuestros ojos y no logramos ver. Sus fans le pidieron no acudir a la ceremonia de los Arieles por su nominación por la película Roma ya que ninguna de las grandes figuras como Alfonso Cuáron o Carlos Carrera se presentaría. Aún así ella acudió, puesto  que estaba nominada y sería presentadora.

Ella acudió aunque días anteriores supuestamente en un grupo de whats app de actrices lideradas por Martha Higareda y Karla Souza pidieron no se le reconociera con la estatuilla a mejor actriz y que tampoco fuese invitada. Por razones desconocidas ellas lo negaron pero Rossana Barro, coordinadora de invitados de los Arieles, confirmó estos mensajes. La ceremonia transcurrió de forma relativamente normal, de forma muy austera por la falta de recursos, tomó el mando de la organización Daniel Giménez Cacho, quien no se caracteriza por ser amable con su público. Cuando se anuncia a la ganadora de “Mejor Actriz” sube al escenario “Ilse Salas” por la película “Niñas bien” de la cual ya hemos hablado en este sitio, como una película más de teléfono blanco. Una mujer de piel blanca (el 90% del cine mexicano se centra en personas de piel blanca) ojos de color, típica aspiración anglosajona. Mientras que Yalitza Aparicio a pesar de haber dado una de las mejores interpretaciones no sólo del cine mexicano actual, sino de uno de los festivales más importantes del mundo y la más comercial del globo los Oscar,  se quedó en su asiento, pero aún así quedará grabado su nombre en los libros de cine para siempre.

Hoy sólo queda aceptar que ella sin quererlo ha hecho historia y marcado nuestra cultura para siempre. Por primera vez una mujer indígena se codea con las mejores actrices del globo, mujeres indígenas como mi abuela por fin se vieron reflejadas en la gran pantalla y fueron reconocidas por su talento. Ella ha hecho historia, le duela a quién le duela. No se debe preocupar históricamente no se reconoce al verdadero talento en el cine dentro de los Arieles, basta con recordar a Guillermo Navarro que no fue reconocido hasta que le fue bien en el extranjero u otras figuras que simplemente jamás han sido tomadas en cuenta a pesar de su contribución al cine.

El cine mexicano está estancado, está secuestrado por las mismas familias de siempre. Quienes son provenientes directos de españoles, de piel blanca, ubicados al sur o poniente de la Ciudad; se siguen haciendo las mismas películas con sólo actores que parezcan europeos, no por nada hace poco se volvió tendencia en redes sociales que #Netflix en México sólo hace historias con personajes blancos, los famosos #whitexicans. Y que es un vicio que no se va a quitar hasta dar las mismas oportunidades a todos, ya que Yalitza fue un caso excepcional, además de reconocer que cargamos con una serie de castas desde la colonización, de la cuál será muy difícil de escapar.

Si quieres comprar #Roma en DVD o Blue Ray da click aquí.

¿Qué opinas?

Me divierte
0
Me gusta
0
Me enamora
0
No estoy seguro
0

Comments are closed.

More in:Cine

Next Article:

0 %