loader image
Cine

Parasite: El horror de la división de clases

“Parasite” de Bong Joon-ho pasará a la historia tras ganar los dos certámenes más importantes del mundo Cannes (a nivel artístico) y también mejor película internacional en los #Oscar (a nivel comercial). Sino que también aspira convertirse un referente en la historia del cine, ya que con tan sólo un historia muy sencilla sobre dos familias logra hablar del sentir de millones de personas al rededor del mundo.

La historia va de una familia que vive en una zona periférica de Corea del Sur. Una regla que se cumple en las grandes ciudades de todo el mundo. Los miserables, película también nominada al Oscar ese año también usa este contexto. En el caso de la Ciudad de México son todas las zonas populares a la redonda como Iztapalapa, Ecatepec, Neza, etc. En ese contexto vive una familia que habita en un sótano. Su suerte cambia cuando uno de los miembros es contratado para dar clases de inglés a una familia rica y encuentran una fuente de ingresos.

Lo que inicia como una comedia sumamente interesante da un giro inesperado a la mitad de la película que torna a un ambiente sumamente sombrío y desolador. Dando como conclusión una serie de asesinatos y un final nihilista. Hay cientos de millones de personas viviendo en zonas muy difíciles. Los protagonistas sufren de una inundación de su hogar, no muy lejos de las graves inundaciones en Ecatepec y Neza donde la gente llega a perder la mayoría de sus pertenencias. Hay un fuerte sometimiento y también ciertas reglas que ha puesto el sistema económico, aquí algunas palabras de su director sobre la película.

Declaración del director: Para la gente en distintas circunstancias, vivir en el mismo espacio no es fácil. Ha incrementado en este triste mundo que las relaciones humanas están basadas en la coexistencia o simbiosis.  Y un grupo está obligado a ser parásito del otro. En medio de este mundo, quién puede señalar a una familia que está luchando, en una batalla por sobrevivir y llamarlos parásitos. No es que hayan sido parásitos desde el inicio. Son nuestros amigos, colegas y vecinos quienes han sido orillados al límite del precipicio. Como una representación de gente ordinaria que cae inevitablemente en una conmoción. Una comedia sin payasos, una tragedia sin villanos, todo esto conduce a una maraña de violencia y una caída precipitada por las escaleras. Están todos invitados a esta tragicomedia.

Mientras llega la serie de televisión de esta película que está preparando HBO puedes conseguir su edición de colección dando click aquí, o el libro de Story Boards dando click aquí

¿Qué opinas?

Me divierte
0
Me gusta
0
Me enamora
0
No estoy seguro
0

Comments are closed.

More in:Cine

Next Article:

0 %