loader image
Cine

Los miserables, la mejor película francesa de 2019

Ladj Ly ha pasado toda su vida en Montfermeil, uno de esos barrios de la periferia de París en los que se hacinan inmigrantes y franceses de origen africano, una experiencia que ha volcado en su primer filme, “Los miserables”, un grito de alerta de una situación a punto de estallar.

“Un día, sin tardar mucho, la situación va a degenerar”, afirma el realizador francés en una entrevista con Efe tras la presentación en el Festival de San Sebastián de un filme que ganó el Premio del Jurado de Cannes, que representa a Francia en los Óscar.

Ly no duda en cargar contra los gobiernos franceses, el actual de Emmanuel Macron, y los anteriores, de François Hollande o de Nicolas Sarkozy. “No hacen política para el pueblo, son gente salida de las grandes escuelas, pertenecen a la élite, no les importa nada”, asegura. Macron le invitó a que proyectara su filme en el Elíseo, pero Ly rechazó la propuesta y, a cambio, sugirió al presidente francés organizar un pase en Montfermeil, lo que tampoco se produjo. Al final le enviaron una copia del filme y el presidente pidió a los miembros de su Gobierno que encuentren ideas para mejorar las condiciones de vida de los habitantes de las “banlieues” parisinas.

Ly se muestra orgulloso de haber llamado la atención con un filme en el que ha reflejado la realidad de su barrio y las historias de sus vecinos, la brutalidad policial y la respuesta violenta que eso genera. Él ha sido testigo de situaciones como las que muestra en su filme y no ha querido irse a otro barrio porque se siente comprometido con el futuro de esos ciudadanos abandonados por las autoridades francesas. “Yo soy de allí, es mi casa, por eso quería rodar en sus calles”, explica Ly, que quiso impregnar de realismo la historia que cuenta, algo que ocurrió hace diez años, que él y unos amigos grabaron con vídeo y que permitió, por primera vez, la suspensión de unos agentes de policía por los abusos que cometían. Eso es lo que cuenta “Los miserables”, el enfrentamiento de unos violentos agentes de policía con un grupo de jóvenes, casi niños, que se ven abocados a responder con la misma violencia que les rodea al ser disparados con bolas de goma. Son dos días en la vida de los habitantes de Montfermeil, dos días de persecuciones de los agentes pero también de enfrentamientos entre los miembros de los diferentes grupos que lo habitan, desde seguidores de los Hermanos Musulmanes a inmigrantes de origen nigeriano o gitanos de un circo.

Una historia que le toca de lleno pero con la que Ly ha querido mantener una cierta distancia. “Era importante no tomar partido”, resalta el director, que se rodeó de actores noveles para los papeles de los vecinos y de profesionales para los policías. Quería reflejar la relación de fuerza que se establecía en la realidad entre los vecinos y la policía de proximidad que Sarkozy decidió retirar y que dejó al barrio en una situación de mayor abandono si cabe. “No puedo decir que nada ha cambiado en los últimos años, pero queda mucho por hacer, sobre todo en lo que se refiere a la cultura y la educación”, señala Ly, que espera que su película sirva para remover conciencias y para lanzar un grito de socorro. “Que se vea lo que ocurre y dar visibilidad” a un filme que es local y universal al mismo tiempo. Que se desarrolla en Francia pero que podría ocurrir en muchos otros países. Y que tiene una secuencia final aterradora en sí misma y aún peor si se piensa que es algo real y que, en opinión de Ly, es algo que se podría repetir en cualquier momento.

Para poder verla en línea puedes hacerlo a través de este link rentándola por #Amazon

¿Qué opinas?

Me divierte
0
Me gusta
0
Me enamora
0
No estoy seguro
0

Comments are closed.

More in:Cine

0 %